Cerrar

LA TRANSFORMACIÓN ARGENTINA

LA TRANSFORMACIÓN ARGENTINA

Brasil 2014 - 12/07/14 20:07 - www.ultimajugada.com

La Selección Argentina, llegó como una potencia en ofensiva y de a poco se transformó en un equipo sólido en defensa. Acá la transformación partido a partido.

 

Mucho se habló de sistemas, de equilibrio y de espacios a lo largo del Mundial. Argentina culminó las eliminatorias que le dieron el pasaje a Brasil 2014 puntera, y con un equipo temible en ataque.

Lamentablemente, los delanteros no tuvieron un buen año con respecto a lo físico. Higuaín recibió un duro golpe sobre el cierre de la temporada en Nápoli. Agüero sufrió varios desgarros en el Manchester City. Messi alternó altibajos también desde lo futbolístico, y Di María, que fue el jugador que más partidos tuvo en la temporada, paralizó varios corazones sobre el final de la temporada. Para colmo, en un amistoso previo a la Copa del Mundo, Rodrigo Palacio se lesionó en el Monumental frente a Trinidad y Tobago

Esto hizo dudar mucho a Alejandro Sabella, que en el debut ante Bosnia, sorprendió hasta a sus dirigidos y plantó un 5-3-2 Con Zabaleta y Rojo como laterales, Campagnaro, Fernández y Garay como centrales. Maxi Rodríguez en el medio muy cerca de Mascherano, Di María por izquierda, y como delanteros, Messi y Agüero. Solo 45 minutos duró ese equipo, ya que pese a estar ganando, “Pachorra” mandó a la cancha a Gago y a Higuaín para formar el tan pedido 4-3-3.

Era turno de enfrentar a Irán, y luego de una difícil semana, volvió el 4-3-3 tan pedido con Gago como titular, y con Higuaín y Agüero acompañando a Messi en ofensiva. Fue un partido hiper cerrado para el conjunto albiceleste, que consiguió el gol a en tiempo de descuento con una genialidad de la “Pulga”.

Ante Nigeria, comenzaría la transformación. Argentina plantó nuevamente el 4-3-3 pero a los 30 minutos de juego, Sergio el “Kún” Agüero se iba lesionado y en su lugar entraba Lavezzi, primero como delantero, pero de a poco fue tomando espacios en el medio.

Llegaban los octavos de final y había que enfrentar a Suiza, el entrenador argentino paró por primera vez el 4-4-2 con Lavezzi por izquierda y Di María por derecha durante gran parte del partido buscando tapar la salida de los buenos laterales suizos. El equipo finalmente obtendría el triunfo a través del gol de Di María, quien apareció juntamente por la derecha.

Los tan esperados cuartos de final no se hacía esperar, Argentina se enfrentaba a Bélgica y Sabella sorprendía otra vez. El entrenador se atrevió a sacar a uno de sus “pollos” Federico Fernández, era  lo más flojo del equipo y en su lugar ingresaba Martín Demichelis, pese a no haber compartido minutos con Garay. Otro batacazo era el ingreso de Lucas Biglia por Fernando Gago, otro jugador que se mostraba muy bajo desde lo futbolístico. El 4-4-2 cada vez quedaba más marcado. Encima, Ángel Di María sufría una lesión que lo dejaba afuera del partido, y en su lugar entraba Enzo Pérez. Argentina encontraba una solvencia defensiva que antes no se había visto, Demichelis, con su experiencia reordenaba el fondo, Biglia colaboraba con Mascherano y Enzo Pérez cumplía al pie de la letra con su función.

Argentina volvía a una semifinal después de 24 años y le tocaba nada más y nada menos que Holanda. Más que nunca, el 4-4-2 que antes parecía inexiste y con el correr de los partidos se transformó en el sistema perfecto, volvía a ser utilizado con el mismo once que culminó ante Bélgica. La solidez, el sacrificio, las ganas y el enorme desgaste físico, fueron vitales para evitar sufrir ante la Naranja. El trabajo de Mascherano y las manos de Romero, le terminaron dando el pase a la final a Argentina.

Se viene Alemania, y aunque el equipo no está confirmado, se perfila el 4-4-2 nuevamente, un esquema que previo al Mundial, parecía estar muy lejos de la realidad.

 

 

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones y de las Políticas de Privacidad
Copyright © 2010 Ultima Jugada. Desarrollo: ico Idel4